Más de la mitad de de los alumnos españoles está en el nivel básico de habilidad lectora: es incapaz de entender un periódico, el prospecto de un medicamento o un contrato laboral.

La Asociación Otra Escuela es Posible no entiende la complacencia en estos malos resultados, que se repiten desde PISA 2000 sin que haya la menor voluntad de cambio ni mejora.

El pasado 7 de diciembre se publicaron los resultados del examen PISA (Programa Internacional de Evaluación de Alumnos) que mide la calidad de nuestro sistema educativo con una muestra representativa de alumnos de 15 años de toda España. Si en el año 2006, el 56% de los alumnos estaban en los niveles básicos de lectura, ahora este grupo ha aumentado en más de 3 puntos.

Según estos resultados, España se sitúa más cerca de Dubai que de Finlandia. Obtiene peores resultados que Portugal, Grecia o Italia y no consigue avanzar ni mejorar; mientras que países como México, Turquía o Portugal sí han sido capaces.

  • Desidia en la excelencia. El escaso número de estudiantes situado en el nivel más alto de habilidad lectora, lejos de aumentar disminuye. (Del 1,8% en 2006 ha descendido 0.9 puntos en PISA 2009).
  • A pesar del elevado número de alumnos repetidores (el 36% de los alumnos que se eximan en PISA no estaban en el curso que les correspondía: 4º ESO. Como dato comparativo, Finlandia tiene el 5%) se obtienen peores resultados en PISA. Lo que significa una vez más y se demuestra de nuevo en la práctica, que la repetición no sirve para mejorar el rendimiento del alumno. Estos alumnos son la consecuencia del obsoleto sistema educativo español y no la causa de su mal funcionamiento.
  • Inclusión social. Los sistemas con éxito son los que proporcionan oportunidades de aprendizaje similares independientemente de la situación socioeconómica del alumno. La inclusión social no puede ser a costa de empobrecer los resultados para todos, sino de buscar la excelencia para todos, de la calidad para todos. La autocomplacencia en la mera inclusión del alumno es incomprensible a la vista de nuestros malos resultados PISA.

Como madres y padres solicitamos a los responsables políticos que promuevan una modernización del sistema educativo en el que escolarizamos a nuestros hijos en línea con lo que promueve PISA.

Lejos de instalarse en la estéril autocomplacencia de resultados mediocres repetidos desde años, se ha de promover la necesaria e inaplazable reconversión del sistema educativo.

Han dicho sobre PISA 2009:

Los investigadores. “Estas habilidades, las que se miden en PISA, son factores más fiables para la predicción económica y social que los años de escolarización y la educación posterior”. OCDE, 2010. PISA 2009. Results: Executive Summary

Los directores de centros entrevistados. “Hay cuatro situaciones que influyen en el resultado de los alumnos: el equipo docente se resiste negativamente a cambiar; el docente no alienta a sus alumnos al estudio; los docentes tienen bajas expectativas de los alumnos; el absentismo del docente”. OCDE, 2010. PISA 2009. Results: Executive Summary

Mariano Fernández Enguita, Catedrático de Sociología. Universidad Complutense. “El fulgurante ascenso asiático es obvio, ante todo de sociedades hace pocas décadas atrasadas y con sistemas educativos penosos, como Corea y Singapur, por no hablar de Shanghái. Lejos de confiarse, se toman muy en serio la educación: la mayoría están inmersos en fuertes debates sobre su mejora, fijan metas a corto y medio plazo y controlan su ejecución, abordan políticas ambiciosas con o sin el acuerdo de los sindicatos, multiplican las formas de evaluación y se concentran en lograr mejores profesores.”

Por todo ello, la Asociación Otra Escuela es Posible solicita una modernización del sistema educativo español que tenga como centro al alumno, cuya pieza clave ha de ser el profesor y que permita a los centros desarrollar su propio proyecto educativo a través de la autonomía de gestión.

Un modelo educativo activo/participativo que destierre del aula el concepto del alumno como “caja vacía”: un ente pasivo cuya única función es repetir literalmente contenidos impartidos por el educador. Para ello, es necesario una enseñanza que promueva la curiosidad intelectual, la capacidad crítica del alumno y la reflexión.

La Asociación Nacional Otra Escuela es Posible agrupa a madres y padres cuyos hijos cursan estudios en colegios públicos, concertados o privados. La Asociación Otra Escuela Es Posible pretende ser un estímulo para la modernización del sistema educativo español. Sin ánimo de lucro y de ámbito nacional, tiene su sede en Madrid.